Nota informativa 2

Nota informativa 2

En el Mundo orientalizante de la Antigüedad, se establece la decisión de que la Música no debe ser transmitida por documentación escrita sino directamente de maestro a discípulo. Pero pasado el tiempo, nacido en Europa el concepto Armonía y establecidas las teorías que las fundamenta, la complejidad que genera exige el control de una escuela documentada y desde la misma una intercomunicación entre los pueblos que comparten culturas semejantes.

Mientras el Flamenco venía siendo expresión particular de un pueblo, Andalucía, la ausencia de notación de su música no fue hándicap para la evolución y transmisión directa de éste conocimiento, pero llegado a su hábitat la existencia del concepto Armonía, comienza a complicarse la manera costumbrista del aprendizaje de “oído”, pues, un mundo tan cargado de complejidad no puede o no debe estar tan solamente a expensas de la intuición, el conocimiento teórico de tal disciplina es el resultado del análisis profundo de tantos seres que entregaron su vida a tal dedicación; esfuerzo que a todos nos facilita el aprendizaje de éste mágico y docto conocimiento.

Sin embargo, la Escuela Musical europea o de Occidente que trata éstos haberes no atiende los elementos discordantes que diferencia una Escuela de la otra; la europea de la andaluza, produciéndose el hecho aberrante de apoderándose de una cultura que desconoce, desprecia sus cánones naturales para aplicarle los propios y adquirir el dominio del espacio musical que le concede el Político. Asunto de extrema importancia que si no atendiéramos, la música del Flamenco perdería la esencia de su naturaleza y cánones, como queda explicado punto por punto, atendido y resuelto en esta Obra.

Son, pues, éstas y tantas  las razones que apelaron a mi sentido de responsabilidad y compromiso por la Cultura de mi pueblo que me llevaron a aparcar mi condición de concertista y compositor para atender la realización de la Obra que aquí presentamos y titulo La Guitarra flamenca, Manolo Sanlúcar. (M. Sanlúcar.)