“Desde nuestra música: nuestra cultura una cuestión pendiente”

                                                 Por Manolo Sanlúcar
                                           
       La presente conferencia fue presentada en la Universidad de Sevilla, Plablo de Olavide el 15 de Octubre de 2.004 por el propio autor.

       Manolo Sanlúcar hace una disertación sobre la música como valor principal de la Humanidad, donde el Hombre puede desarrollarse desde sus sentimientos, particulares y colectivos, aplicando la personalidad de su propia condición ó, como pueblo, la que en su identidad todos comparten.

       Analiza los caracteres que separan ambas posiciones; el hombre en su independencia (“arte”) y el pueblo en lo colectivo (folklore).

       La importancia con que el autor expone su análisis nos viene a mostrar cómo la música expresa su naturaleza a partir de los elementos que contiene y desarrolla.

       La música del Flamenco se constituye y conforma  a partir de el hombre y su independencia o individualidad. Por tal razón, clasificar el Flamenco como folklore muestra el desconocimiento de la propia materia que trata.

No existe en el Cante Flamenco un solo género que se interprete a dúo, trío, cuarteto…el cante flamenco nace desde la individualidad, habla de lo personal y se expresa independientemente del grupo. Aquello desde donde se pronuncia el grupo no corresponde al cante flamenco, sino al folklore andaluz, posteriormente aflamencado.

Como así mismo, el hombre del Flamenco, ejerce su independencia conceptual tomando del folklore aquello que puede personalizar,  imprimiéndole y sumándole caracteres correspondientes a lo particular: todo cuanto se eleva a partir de los contenidos musicales que le aporta cuando le suma complejidad e interés artístico.

        Desde esta observación M. Sanlúcar muestra el propio mundo andaluz donde social y culturalmente su gente se  expresa cuando individual y colectivamente hablan de sí mismos, mostrando a su vez la identidad y condición de la cultura a la que pertenecen.

El pueblo que engendra, pare y donde crecen sus individuos, siendo sensible a los avatares de la historia  sufre, como puede verse ahora, la política socio-cultural que impone el poder que, voluntaria ó involuntariamente, la somete: “Siendo el Flamenco cultura de identidad tan relevante, profunda y amplia y tan conocida en el mundo, sigue, en su propia tierra, sin ser constitucionalmente reconocida como cultura propia del Estado español”.

      En esta exposición no deja M. Sanlúcar de referirse a los aspectos básicos que contiene esta música y la identifica. Como a la discriminación a la que está sometida por un mundo que impondrá la globalización desde su cultura propia, no contando como tal con la cultura de El flamenco.
                
                                                                     Nuñez Alcén .  Nov. 2005